LIBRO-DISCO: “COMPENDIO PARA ENTIDADES ALIENÍGENAS”

El domingo 31 de marzo, a las 19:00h, URSARIA presentará su libro-disco en el Teatro de la Casa de Vacas. En el Parque de El Retiro de Madrid. Con entrada libre hasta completar aforo.

«COMPENDIO PARA ENTIDADES ALIENÍGENAS» es el primer trabajo de URSARIA. Una banda madrileña de folk. Una banda de folk madrileño. Que no solamente hace música desde Madrid, sino que además hace música de Madrid. Consagrándose al proyecto de subir a un escenario las músicas de tradición oral de esta provincia. Seguidillas, jeringonzas, cantos de trabajo, de taberna y de boda, mayos, rondas, chotis, jotas y danzas rituales. Del campo y de la ciudad. Sin tabús. Con un universo propio, teatral. Pleno de poesía, de magia y de surrealismo hispánico.

URSARIA son Ismael Clemente —voz, cuerdas, vientos y percusiones—; Sonia Loaysa —acordeón y percusiones— y Daniel Martín —vientos, cuerdas y percusiones—. Proyecto artístico de rescate y exaltación del folclore madrileño que han preparado con mucho mimo y en el que llevan trabajando desde el 2017, después de haber militado cada uno en otras bandas de folk.

Este primer y autoproducido trabajo del trío URSARIA, consta de un libro y un disco, con la importancia dividida a partes iguales. Dieciocho canciones y dieciocho relatos. Que son como un puñetazo encima de la mesa. El alegato revolucionario de los parias, los apátridas, los moradores de un lugar cuyo nombre suena mucho por la tele, pero casi siempre para hablar de cosas que no tienen nada que ver con ellos. Ni con la música que palpita allá abajo, bajo el suelo que pisan.

Grabado durante el 2018 en Colmenarejo (Madrid) en los estudios La Colmena de Luis Lozano. Cuenta con las importantes colaboraciones de Rafa Martín (La Musgaña, La Bruja Gata, Tundra) a la zanfona; Esther Sánchez (Martina Quiere Bailar, DOS, Zagala) al violín; Miguel Nava y Ana Martinez a la gaita serrana; Stéfano Giordani al bombardino; Alejandro Martínez “Acho” al bajo eléctrico. Y los Zambomberos de Colmenar de Oreja.

 

Más información en

http://www.ursaria.es

facebook.com/ursaria;

Canal Youtube URSARIA

SINOPSIS DEL LIBRO-DISCO

En 1977 la NASA envió al espacio dos sondas. La Voyager 1 y la Voyager 2. Con el objetivo de ser interceptadas en el futuro por alguna civilización extraterrestre. Viaja en cada una de las sondas un disco de oro diseñado por el mismísimo Carl Sagan, con información relevante sobre la vida en la Tierra. Imágenes y sonidos. Sobre todo mucha música. Mozart, Bach, Stravinsky, Chuck Berry, el canto de los indios navajos… De Villavieja del Lozoya no hay nada. De España en general tampoco. Pero da igual, porque en el hipotético caso de que el disco albergase algun tipo de música popular española tengan por seguro que no sería de Madrid.

Carl Sagan era un lumbrera, pero no tenia ni puñetera idea de donde está Colmenar de Oreja. Tampoco pasa nada. Ni siquiera nosotros, los que vivimos aquí, sabemos en general del rico y apabullante folclore que atesora Madrid y su provincia.

Por eso, decidimos lanzar al universo nuestra propia sonda. Una sonda apócrifa. Visceral. Heterodoxa. Con algunas de las cosas que para nosotros y de manera imprescindible deben conocer de este sitio los aliénigenas. Y de paso, todos los terrícolas.

«COMPENDIO PARA ENTIDADES ALINIGENAS» habla de música tradicional madrileña, pero sobre todo de seres humanos. De personas que sueñan, pelean, y naufragan. O aterrizan en un lugar impreciso, a mano izquieda según se va al Cinturón de Kuiper. Muy a trasmano de un aula de antropología del CSIC. Hombres y mujeres cuyas hazañas solamente se pueden glosar en un libro  y un disco como este.

Viven en estas páginas, y arrullan vuestros oidos en estas canciones. Cuentan su historia en un paisaje físico, y sonoro que tiene por marco ese territorio inconcreto, casi ectoplásmático, que es la provincia de Madrid. Un trozo de Castilla de precioso pero denostado, casi ninguneado, folclore.  Eso si, sin fronteras, ni estandartes, ni banderas. Porque no nos gustan.

Zahorís serranos, neveros heroicos, saludadores que invocan a la tormenta, pastores trashumantes, hechiceros componedores de huesos. Dinamiteros de las presas del Lozoya, labradores del Tajuña, canteros filósofos, músicos ambulantes, mieleros taumaturgos, tinajeros místicos, carboneros derviches, lavanderas del Manzanares, pescadores furtivos, gabarreros indómitos. Habitantes de un mundo extinto, que nos explican con el bramido de la Tierra, cuales son los resortes que activan nuestra trascendencia como especie, mientras el mundo siga girando. Para que cuando lo abandonemos en una lanzadera espacial sepamos explicarle a nuestros hijos quienes hemos sido. Para que cuando nos visite una nave nodriza para aniquilarnos o redimirnos, sepamos entregarles a los aliénigenas lo más puro y poderoso que tenemos. Y que sin embargo ellos, con todos los millones de años de evolución que nos llevan por delante, son incapaces siquiera de comprender.

Porque los extraterrestres tienen muchas cosas.

Pero no tienen folclore.

URSARIA