Sobre Ursaria

URSARIA. Músicas de Madrid y su provincia.

URSARIA es un grupo formado por Ismael Clemente, Sonia Loaysa y Daniel Martín. Un proyecto que trabaja sobre la base de la música tradicional madrileña de manera exhaustiva.

Después de militar en diversos proyectos relacionados con la reinterpretación de músicas tradicionales, decidimos sentarnos en el poyo de la puerta de casa para respirar lo más cercano. Aquello que teníamos justo debajo de nuestros pies. Por una simple cuestión ¿telúrica? Porque podríamos haber elegido cualquier lugar para desesenterrar su acervo musical. Pero elegimos este, sencillamente porque es la tierra que pisamos. Y que amamos. Que no es otro que el lugar donde vivimos.

Es así como nos dedicamos con tozudez, con entusiasmo y una filosofía preclara a reivindicar el folclore de la provincia de Madrid. Una tierra con una riqueza insospechada y superlativa en este campo. Cuya música y cultura tradicional (hoy ya perdida en sus manifestaciones, salvo brillantes excepciones) ha sido mucho y muy bien estudiada, pero infrecuentemente “exaltada”, frente a lo que ocurre en muchas otras provincias. Por desidia, por desconocimiento, por complejo,  por confusión, por desarraigo, por su extraña idiosincrasia enmudecida por el fragor urbano de la metrópoli… Razones existen cientos.

Por eso, un día decidimos sacar el folclore de Madrid de las vitrinas de los museos etnográficos, de las páginas de los cancioneros, y de las bocas de los que callaban. Usarlo, sobarlo, amarlo a lengüetazos. Mimarlo mucho. Y sacarlo a bailar. Que goce, que relumbre, que eche chispas. Hacerle sentir vivo. VIVO.  Como cuando uno saca la cubertería de plata y la loza fina de la abuela, de su celado escondite, no para contemplarlo a través de un cristal, sino para mancharlo con la comida. Pues para ello se hizo.

Desde entonces,  andamos navegando por las tres esquinas de esta tierra. Desde Somosierra a Brea de Tajo; Del Perales al Madarquillos; Cavando pozos, abriendo manantiales engüarzaos. Rellenando fosos.  Alumbrando todas las cavas de la villa de Madrid. De este lugar del mundo que también es Castilla. Que es meseta, y cresta, y páramo, y atochar. El epicentro de todos los centros. El ombligo del mundo, y también el culo;  el vórtice del huracán. La tripa más interior, íntima y profunda de Iberia. De todo esto que es de todos.

Atravesamos muchos desiertos hasta llegar hasta aquí. Mil remolinos de polvo. Donde viaja la risotada de las brujas. Mil barbechos entarimados. Mil mares subterráneos. Hasta que un día, sedientos, y quebrantados por el viaje, echamos el retel por el brocal del pozo, en la tierra que amamos, y lo izamos rebosante de poesía y conchas de nácar. Desde ese día dejamos de hacernos un lío con las preposiciones. Y a partir de ese momento, en lugar de hacer solamente música DESDE Madrid, empezamos a hacer música DE Madrid.

Y ese día nació Ursaria.

La chaladura de tres perturbados que se pasan la vida repartiendo las últimas chiribitas de una magia en la que nadie cree. Cavando hoyos para exhumar seguidillas. Atravesando selvas para atrapar unicornios. Agitando varitas para provocar sortilegios.

O al menos el alegato de la próxima revolución.

Besos y abrazos

(Isma, Choni y Dani; Ursaria)